jueves, 26 de junio de 2014

Etapa 4.(24/6) Pueyo de Fañanás-Loarre

Distancia: 56 km. Desnivel acumulado:842 m. Etapa 4 en WikilocEtapa 4 en Ciclode

Desayunamos en el albergue con otros dos peregrinos de Barcelona, que hacen el Camino a tramos, en puentes y vacaciones. Hemos compartido experiencia con ellos y con el hospitalero, que nos ha dicho que en los dos últimos años han aumentado a más de 200 peregrinos al año

Los tres bicigrinos en la puerta del albergue de Pueyo de Fañanás
Tras salir de Pueyo, camino agradable hasta Ola

José en la plaza de Ola
El camino descendiendo a Tierz se complica, había una pista que ni vimos, ni buscamos, queremos el Camino lo más puro posible, pero puede que a veces nos pasemos...










Realmente es el Camino, según las marcas

















Refugio de pastores cerca de Tiertz

Tras el descenso desde la torre de vigilancia, hay que recomponer las alforjas
Llegamos a Huesca tras pasar por un bonito sendero al lado de un río, no hemos hecho fotos, lo sentimos. Nada mas llegar, nos dirigimos a una tienda de bicis para comprar un nuevo velocímetro para Fede, y retocar un poco el cambio de mi bici. Un diez para su dueño


Fede esperando el velocímetro
Sorpresa en las calles de Huesca

Catedral de Santa Maria (XIII-XVIII) Huesca

Ayuntamienyto (XVI) de Huesca, enfrente de la Catedral
Pasamos por Chimillas y una zona de carrascas y barro, llegando a Castillo de Castejón. Los castillos aquí son masías fortificadas, con iglesia...

Castillo de Castejón
Posteriormente, el camino se dirige a Bolea. Empieza a chispear y, en una de las granjas nos persiguen durante casi 1 km. un par de perros,  lo que nos ayuda a aumentar el ritmo de pedalada, ¿pero que harán los que van a pié para evitarlos?

Al llegar a Bolea nos espera una dura aproximación por una pista en ascenso de cantos rodados, que acaba en una calle de un desnivel impresionante. Llegamos destrozados y paramos antes de la siguiente cuesta.


Parada tras el primer repecho en Bolea



Pensábamos subir a la iglesia pero desistimos, las rampas son tremendas y decidimos sólo subir las necesarias.

Nos quedan algo más de 10 km. hasta Loarre, por sendas y carreteras, con lluvia cada vez más intensa que se nos hacen eternos, obligándonos a varias paradas para recuperarnos y que acaban con unas rampas infernales antes de salir a la carretera que lleva al Castillo



Castillo de Loarre (XI)

Decidimos bajar al pueblo a comer, son las tres y media de la tarde y hay varios restaurantes. Errorrrr, sólo está abierta la Hospedería. Empapados y con la pinta que tenemos, decidimos entrar en el bar de la Hospedería, donde nos zampamos dos hermosas ensaladas y tres bocadillos de chorizo, todo buenísimo.

Ahora sólo queda subir al camping lloviendo. La subida se hace muuuyy dura, pero lo conseguimos. Nos alojamos en un bungalow, tras ducharnos, limpiar las bicis y engrasarlas,




Fede recuperándose....





Tras la ducha, preparando el blog
Nos vamos a cenar al bar del camping, atendido por una peculiar camarera de un pais del este, donde nos preparan un menú ligero a nuestra medida, y a dormir, tras escribir algo en el blog