viernes, 27 de junio de 2014

Etapa 5. Loarre-Santa Cruz de la Serós

Distancia: 60 km. Desnivel: 1.407 m. Etapa 5 en WikilocEtapa 5 en Cicloide

Toda la noche lloviendo, con la calefacción puesta y hemos dormido bien tapaditos. Antes de amanecer ha parado de llover, nos hemos levantado y hemos desayunado

Desayunando en el Camping de Loarre


Bungalow en el Camping de Loarre


Iniciamos el trayecto hacia Sasamarcuello y pronto comienzan las dificultades con los primeros senderos no ciclables.

Cruzando el Arroyo Palangás


El ascenso por pista es duro pero se puede hacer,  salvo que sigamos las flechas por un atajo y salgamos de la pista que pasa por un tramo pedregoso imposible de ciclar.

Entrada a Sarsamarcuello tras abandonar la pista. ERRORRRR
                                   
La salida del pueblo es por otro tramo en duro ascenso, que acaba siendo un sendero no ciclable. Un pastor nos devuelve a la pista que no deberíamos haber abandonado, sin entender como se nos ha ocurrido subir por ahí con las bicis, en lugar de haber seguido la pista.


Salida de Sarsamarcuello

Ascendemos por una dura y bonita pista, con un fuerte aire de cara que obliga a hacer alguna parada de recuperación antes de llegar a la Torre y Ermita de Marcuello.




Ascenso a la Torre y Ermita de Marcuello



Desde el mirador las vistas son espectaculares, y la ventolera también.















El viento obliga a José a caminar encogido







Proseguimos el camino con mucho aire, pero ya sin rampas duras, hasta el desvío al Mirador de los buitres, al que llegamos con alguna dificultad por las rampas de la pista y el aire. Al llegar la vista de los Mallos de Riglos es espectacular. Mientras observamos está maravilla, una ventolada tira la bici e Fede y se rompe el retrovisor. Mala suerte


Mirador de los Buitres

Mallos de Riglos, desde el Mirador de los Buitres

Dos "buitres" en el Mirador






Volviendo del Mirador de los Buitres
Nos dirigimos hacia la Foz de Escalete por una pista en descenso en la que tenemos que arreglar varias veces los problemas de los pulpos y alforjas de Fede, y el bloqueo del cambio de Jordi, que increíblemente se soluciona al poner la bici con las ruedas hacia arriba. Deducimos que el problema era algo de tierra en el desviador

Descenso a la Foz de Escalete
Tras solucionar los problemas mecánicos nos aligeramos de ropas

Foz de Escalete

Llegamos al paso, que  consigo pasar, a pesar de sus problemas de vértigo, porque la anchura y el poco precipicio del lado izquierdo lo permiten. El paisaje es espectacular. 


Foz de Escalete. ¡Ojo! con el borde de la derecha

Vista desde el borde derecho

Descendemos hasta Estación de Santa María y la Peña, último momento de relajación del día.

Camino paralelo al río gállego, hacia La Peña


Aquí comemos, en el único bar del pueblo, unos bocadillos de tortilla francesa, casi pidiéndolo por favor, ya que la señora que atendía el bar nos dijo que no podía hacernos nada más porque estaba preparando la comida???? El bar estaba vacío, el pueblo son cuatro casas, por lo que al pagar, le pregunto si es que viene mucha gente a comer de los alrededores, dijo que sí??? Peculiar, como el conjunto de bandera republicana y el nombre de la calle

Estación de Santa María y La Peña. La República y el  Antiguo Régimen juntos.
Acercándonos al Barranco de Triste
El desvío para el Barranco de Triste es un adelanto de lo que nos espera. Tres km. que haremos en tres horas, empujando, arrastrando y a veces transportado la bicicleta entre dos, y ocasionalmente, subidos en ellas unos metros. Paisaje precioso pero recorrido terrible.

Desvío al Barranco de Triste

Preparando la subida

Primeros tramos de la dura ascensión, nos quedaban 3 km.









Por suerte las vistas compensan

No hay duda, el Camino está marcado...para caminantes

¡¡¡¡Pero que bonito es!!!!








Por fin llegamos al río Ena, fin del tramo no ciclable




Finalmente, llegamos a Ena tras subir duras rampas y cruzar numerosos riachuelos, en uno de los cuales me he dado un bañito al intentar cruzarlo sobre la bici, los demás cruzaron sobre las piedras haciendo empujing.

El riachuelo del chapuzón


En Ena, pincho, primer pinchazo del viaje. Cambiamos la cámara dos veces, ya que la primera que ponemos está también pinchada. Un lugareño nos indica el camino hacia la fuente de la que sale una maravillosa agua fresquita. Son las tres de la tarde y pensamos que lo peor ya ha pasado. Iluuuuuusos.

Ena y las bonitas chimeneas cónicas

De Ena salimos hacia Botaya, con duros ascensos y calor insoportable. Son más de las 16.30 y no encontramos nada para comer ni beber.

Botaya

No queda más remedio que seguir hasta San Juan de la Peña. Desistimos de hacer el tramo de senda porque sabemos que es de empujing, pero la carretera no es mucho mejor, el calor, la pendiente y la falta de alimentos hace que la subida sea interminable.


El día esta siendo muy duro.... Jordi intenta recuperarse en la ascensión a San Juan de la Peña

Coronando la dura subida a San Juan de la Peña




Vistas del Pirineo, llegando a San Juan de la Peña, todavía con nieve
En San Juan de la Peña solo está abierto el museo, donde nos sellan la Credencial,  la Hospedería y el bar están de reformas y no podemos tomar nada. Pasamos por el Monasterio Viejo , admiramos su belleza y descendemos hasta Santa Cruz de la Serós.



Monasterio Nuevo de San Juan de la Peña (XVII-XIX)

Monasterio viejo de San Juan de la Peña (X-XI)

En el Hostal Santa Cruz, nos atienden de  maravilla. Tras la ducha, cena y a dormir

Hostal de Santa Cruz de la Seros. Muy recomendable



Descansando un poco antes de la cena