sábado, 5 de julio de 2014

Etapa 13. Rabanal del Camino-O Cebreiro

Distancia: 88 km. Desnivel acumulado: 1.736 m. Etapa 13 en WikilocEtapa 13 en Cicloide

Hemos pasado la noche en Rabanal del Camino, en el Albergue la Senda. Como la mayoría de alojamientos que hemos estado, muy bien.


Albergue La Senda, Rabanal del Camino


Dormir aquí nos ha permitido tener una parte del ascenso a la Cruz de Ferro ya hecho. La mañana es fría e iniciamos el ascenso a Foncebadón abrigaditos. Lo hacemos por la ruta de los caminantes excepto la parte inicial que tiene tramos no ciclabes, y como no, rodeados de peregrinos.

Llegando a Foncebadón


Entrada de Foncebadón
Foncebadón
Tras pasar Foncebadón, continúa el duro ascenso, hasta que tras un tramo de falso llano, vemos la cruz. 

Ascenso final a la Cruz de Ferro


Fede llegando a la Cruz de Ferro por carretera



Al llegar, cada uno de nosotros se aísla con sus sentimientos y con sus propias emociones, especialmente José, con la piedra que trae de su sobrino Daniel.

La Cruz de Ferro

La Piedra de Daniel



Las piedras de Jordi

Las piedras de Jose



Los tres, en el primero de los dos grandes hitos del Camino
Tras esos primeros momentos, nos hacemos las fotos de rigor, mandamos los whatssaps y, hacemos las llamadas a nuestras familias. Son momentos emocionantes, de difícil explicación, pero todo el mundo dice que el Camino tiene estas cosas y nosotros lo hemos percibido


Espectaculares vistas antes de iniciar el descenso
Iniciamos el descenso y como no podía ser menos, lo hacemos por el trayecto a pié. Las vistas son espectaculares y llegamos a Manjarín, donde está este peculiar refugio

Albergue de Manjarín
A partir de aquí, el descenso se complica, es muy técnico, con zonas de bastante desnivel y piedra suelta, escalones de piedra, etc., son metros y metros seguidos de trialeras, en una de los cuales Jordi salta por encima de la bici, afortunadamente solo queda como secuela algún golpe, pero el susto ha sido importante

Ponferrada al fondo
Pasamos por El Acebo y el descenso continúa, debe ser espectacular vernos bajar, ya que algunos peregrinos al oirnos bajar, no sólo se apartan, si no que se quedan parados observando el descenso, e incluso nos preguntan que como se nos ocurre, todo en buen tono y sin ningún reproche

El Acebo


Finalmente con algún susto y alguna semicaída más sin consecuencias, conseguimos llegar al final del descenso, Molinaseca, donde reponemos fuerzas con una excelente empanada de atún y fruta.

Puente de los Peregrinos (XII-XVII) sobre el río Meruelo, Molinaseca
Descanso tras el largo descenso de 11 km, Molinaseca

Reponiendo las fuerzas en la calle Real, Molinaseca


Puente de Campo, entrada a Ponferrada
Entramos en Ponferrada tras cruzar el puente de Campo. En Ponferrada tras unas cortas y duras rampas llegamos al castillo templario


Castillo de los Templarios (XI-XV), Ponferrada


Y después por la Torre del Reloj a la Plaza Mayor


Por un recorrido rompepiernas total, llegamos a Villafranca del Bierzo, donde nos recibe la Iglesia de Santiago (XII), que servía a los peregrinos enfermos que no podían llegar a Santiago, para recibir el Perdón

Iglesia de Santiago (XII), Villafranca del Bierzo

Al lado, está el Palacio de los Marqueses de Villafranca. Aquí paramos a comer y coincidimos con Pedro, bicigrino de Vitoria, con él que ya coincidimos en Burgos

Palacio (XVI), Villafranca del Bierzo
Intentamos una comida suave, pero hay botillo y Fede y  yo no podemos evitarlo.

Villafranca del Bierzo camino de Pereje
Iniciamos la aproximación a al Alto do Cebreiro, sin saber si lo subiremos o no. Hasta Las Herrerías el ascenso es suave y coincide con la antigua nacional VI, incluso con la versión más antigua, que Jose recuerda que pasaba en su infancia en sus viajes a Galicia. Llegamos a Las Herrerías, a las 6 de la tarde y decidimos subir.

El ascenso lo iniciamos después de 80 km, son 8 km con un desnivel medio del 8-9 %, con rampas de más del 12, y sin descansos. Se hace duro el ascenso y debemos parar varias veces, con Coca Colas incluidas en Laguna de Castilla. Finalmente, a las 8 llegamos a O Cebreiro, tras dos horas de ascenso. 

Ascenso a O Cebreiro






Estamos en Galicia y hemos subido en el mismo día dos de los puertos más duros, O Cebreiro y Foncebadón. Buscamos alojamiento, ducha, cena y a dormir. Estamos cansados, pero sólo faltan dos días para llegar a Santiago