miércoles, 9 de mayo de 2018

Etapa 11 (8/5). Campiello - Grandas de Salime

Etapa 11. Campiello - Grandas de Salime (8/5). 51 km. 1.500 m de desnivel.

Nada más levantarnos vemos que la niebla lo cubre todo. Desayunamos en Casa Herminia, donde nos hemos alojado, y dejamos las alforjas preparadas para que las recoja Correos, nos abrigamos e iniciamos la marcha. Previamente el marido de Herminia nos comenta que si hay niebla no hagamos la ruta de Hospitales y vayamos por Pola de Allande. De una manera u otra debemos cruzar este macizo montañoso, son más de 20 km por la montaña, deshabitada y sin posibilidad de avituallamiento, ni siquiera agua.


A los pocos metros abandonamos la carretera y nos metemos en los caminos que ya no abandonaremos hasta el puerto de El Palo. Como siempre, encontramos varios tramos enfangados, pero, a pesar de eso y de alguna dura rampa, pronto llegamos a los 6 km. Durante este tramo nos encontramos el Camino cortado por árboles arrancados o partidos por el temporal. Es impresionante




A medida que ascendemos, va desapareciendo la niebla y va endureciéndose la subida. Llevamos 4 macrosobaos pasiegos y dos plátanos,  decidimos racionarlos durante la subida. A las 11 llevamos 7 km y decidimos hacer la primera parada, aprovechando que hace sol y ya hemos pasado las  primeras rampas al 15 %



Seguimos subiendo la Sierra de Fonfaraón, la mayor parte del recorrido, debemos hacerlo empujando la bici, bien por el desnivel, bien por lo pedregoso del terreno. Tardaremos 3 horas en llegar al Puerto del Palo, antes pasaremos por el de la Marta a casi 1200 m. Los paisajes son maravillosos, pero el esfuerzo que requiere hacerlo hace difícil recomendar esta ruta














Llegamos al Puerto de  El Palo  agotados, y decidimos hacer el resto del recorrido por carretera. Hasta Berducedo es lo recomendado por las guías, y con la información sobre el último tramo para enlazar con la carretera, todavía más.  Aquí comemos nuestro último sobao


Nos sabe a poco y decidimos parar en el primer bar que veamos para comer algo más y beber una cocaola. Iniciamos el descenso otra vez con niebla y frío. Hasta Berducedo no encontramos un bar, son las tres de la tarde, y allí nos recuperamos con bocatas con pan del país y nuestras anheladas cocacolas.

Recuperados, descendemos al Embalse de Grandas de Salime. 

A partir de aquí, 6 km de ascenso por carretera que cubriremos en menos de una hora, 





Llegamos a Grandas en mejor estado del esperado y a las 5 de la tarde. Ducha, hacemos la colada a mano y la tendemos en el balcón .Tras descansar vamos a cenar al restaurante A Reigada, comida casera buenísima, y luego a dormir. Mañana todavía tenemos montaña, pero ya solo faltan tres etapas.